Con las ventas entre manos

Existen dos empresas con algo en común: la cosmética y vender como churros. La búsqueda de una crema de manos me llevó hasta ellas, lo mismo que un viaje en tren consiguió unir a Anabel y María a poner en pie un gran proyecto hasta hacerlo realidad.

El día que la madre de Anabel le regaló una barra de labios rojos de Dior, se abrió la luz celestial del mundo de la cosmética para ella.

Los viajes y escribir fueron lo que confirmó el trío milagroso de la Santísima Trinidad de sus estudios en Comunicación.

María ganó en 2010 un Webby Award (el Óscar de Internet) por el trabajo de la idea «I wanna go there». Que no tenía ni idea hasta este momento de que existía, hasta fatiguita me da decirlo, pero lo que es es.

Con diez años de experiencia en un productos digitales, María se convirtió en una auténtica cazadora de nuevos productos, además ella, al igual que Anabel, unió tres pasiones: viajar, la cosmética e Internet.

Anabel y María se conocieron en un AVE a toda marcha. Una conversación sobre el color de uñas de María, que Anabel llevaba un rato echándole el ojo, fue el inicio de un trayecto que duró algo más que ese viaje.

Ese encuentro se convirtió en el comienzo de no querer perder el contacto, el de tener intereses comunes, el de una amistad y el de fundar una empresa juntas.

Tras meses de encuentros, reuniones y cientos de anotaciones en libretas emborronadas de ideas, en 2011 nace una de las empresas más fuertes del mundo de la cosmética online, LACONICUM

Clara y con un objetivo definido: Trasladar al mundo online un producto tan físico como es el de la cosmética.

Y lo consiguen porque el poder que tiene Laconicum es por distintos factores:

  • Se comunica con los clientes con un lenguaje cercano y entendible (como si tuviesen el cliente delante).
  • Hablan sobre sensaciones y emociones en cada una de las fichas de producto (como si estuviesen el cliente delante).
  • Crean textos cercanos y personales (a veces mejor que si su cliente estuviese delante).

Cada uno de los textos que lees en su web crean interés y emoción por sus productos hasta conseguir transmitir un trato cercano, algo a veces tan complicado como una actitud física llevada hasta un negocio online.

Que no te lleve a engaño, cada una de las palabras están calculadas y estudiadas para conseguir una mejor comunicación con sus clientes. Por eso, ninguno de los textos de sus productos son fijos.

Realizan estudios de análisis y comportamientos en cada una de ellos, así como el de los clientes a través de analíticas y mediciones estadísticas.

De esta forma si los textos de un producto no funcionan como se espera, los cambian hasta conseguir mejorar los resultados. Nada es fijo, todo se adapta a las necesidades del cliente.

Cuándo era chica, cada vez que tenía un suspenso mi madre me castigaba con clases de costura. Ella siempre ha cosido, y muy bien, a mí no me gusta nada, así que pensó que qué mejor castigo iba a encontrar que ese.

Suspenso, clase de bordado. Suspenso, clase de hilvanado.

Mi adolescencia la pasé prácticamente cosiendo. Así que cuándo encontré esta web de una crema de manos un tanto especial, quedé medio traspuesta por varios motivos.

Uno de ellos fue porque ni siquiera sabía que cosiendo esto podía ocurrir. Otro, que un producto tan específico y con un cliente objetivo tan concreto, vendiera como rosquillas, churros y toda una freiduría junta.

Mientras María y Anabel (LACONICUM) comenzaban a comerse el mundo de la cosmética online, Karen lanza en 2013 Couturiers hand cream durante la Semana de la Moda de Londres.

Y lo hace con un mensaje claro. Una crema de manos creada en un principio para costureras porque repara, hidrata con ingredientes naturales, y sobre todo, su baza principal, ayuda a retener la humedad con absorción rápida sin dejar marcas en los materiales.

Un envoltorio, una tipografía y un logo estudiado hasta la más pequeña puntada, hacen que Seamsbeauty se convierta en la marca de crema de manos para las heridas de las costureras como la perfecta simbiosis de un estudiado plan de marketing y ventas.

Hoy en día es la crema nº1 en el mercado inglés del cuidado de manos en la trastienda de muchos selfies de moda, y entre bastidores de alguna que otra serie de Netflix.

Las dos marcas tienen algo en común más allá de la cosmética.

  • Crean fichas de producto que emocionan y llevan a la venta a través de storytelling.
  • Utilizan con maestría una de las herramientas más potentes de ventas, el email marketing.

¿Te interesa saber más y más sobre ventas a través de las palabras para tu proyecto online?

Ponte el dedal porque un día a la semana en tu correo electrónico, vas a recibir storytelling y mucha venta. Suscríbete a la newsletter y no te pierdas ni una más.

P.D. 1.:Tengo unas paneras bordadas que ya quisiera Pierpaolo para Valentino.

P.D. 2.: Eso sí, nunca aprendí a hilvanar. Fuera de casa materna-paterna, los dobladillos siempre iban con imperdibles (cuento esto porque mi madre es la única de la familia que no está en la lista de suscripción).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.