Neuromarketing y palabras, algo más que una unión perfecta

Lo primero que recuerdo de de él fue cuando me dijo “vas a probar la mejor tortilla de patatas del mundo”.

No me deja en muy buena posición, pero con la comida no se juega.

El lugar, una parada de una estación de tren en Madrid.

¿Cuál? no lo sé, iba con sobredosis de Biodramina en el cuerpo para poder localizar el lugar y la hora, aunque recuerdo que sí, él tenía razón.

El atontamiento me permitió asentir con ojos de drogata cuando me preguntó que me parecía mientras devoraba aquel pedazo de bocadillo de tortilla con papas a un minuto de terminar de cuajar, tierna (y sin cebolla por favor) a dos carrillos, camino de Salamanca.

Aquel fue solo uno de algunos de los viajes en los que subíamos al coche, tren o lo que tocara, a visitar las distintas tiendas que formaban parte de la empresa en la ambos trabajábamos.

Yo como vendedora, él como jefe de marketing y ventas.

Cuando llegas al mundo de las ventas por casualidad, nunca te imaginas que vas a estar durante toda la vida de un modo u otro en este área.

Y cuando conoces a personas que te enseñan a vender mejor para vender más, acabas por entender varias cosas, una de ellas es que las ventas no solo se producen con un producto físico delante de un cliente, y otra que persuasión es una palabra grande y maravillosa si se sabe utilizar.

Algunos años después, la crisis llegó a nuestro mundo de ladrillo y decoración y cada uno siguió su camino.

Yo seguí vendiendo. Él afianzó sus conocimientos y amplió su proyecto de neuromarketing.

Bastante tiempo después entendí que las ventas y el copywriting se quieren más allá del infinito, sea dónde sea eso, y como la cabra tira al monte del neuromarketing, el destino volvió a reunir nuestras cabezas.

(La suya como siempre mucho mejor amueblada que la mía).

Por eso cuando me propuso hablar de palabras, ventas y su nexo con el neuromarketing, el mundo no se puso del color que más me gusta, directamente me convertí en la abeja Maya y mi mundo en multicolor.

(Todos tenemos TikTok pero no todos tuvieron la suerte de volar con Willy. No no, no es lo que piensas, y tampoco se apellida Toledo).

Y como no hay nada mejor que estrenar zapatos nuevos, sobre todo si son de los buenos, de lujerío, te dejo el artículo El neuromarketing y las palabras y verás que esta vida está rodeada además de ventas, de bonitas coincidencias.

P.D.: Este domingo el email llega con más ventas, copy, con su ingrediente principal, el storytelling, por aquí te suscribes a la newsletter

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s