La redacción publicitaria en una sola frase de la vida de Teresita

Tengo una tía que una vez tuvo una amiga un tanto especial.

No muy especial porque fuera más amiga que el resto, sino porque tenía una peculiaridad.

Se llamaba Teresita, más conocida como “Teresita, la malita”.

Teresita era chiquitita, poquita cosa ella, siempre llevaba el pelo muy corto y unas grandes gafas en una cara pequeñita, claro, que era toda buena persona y amabilidad.

Teresita no sabía lo que era estar erguida, siempre andaba un poco encorvada y con pasos muy pequeños y cansados, como andan las personas que se encuentran mal.

Nos encogemos.

Como para protegernos.

Cuando te encontrabas con Teresita (la malita) y le preguntabas cómo estaba, ella siempre contestaba lo mismo, Regular, más bien malita.

Y así durante gran parte de su vida.

Estos días me he acordado de ella porque estoy a punto de cubrir su puesto y convertirme yo en “la malita”.

(Sin su cara de buena persona)

Porque ya me dirás tú que después de recuperarme de los puntos de la cabeza (historias de un email cualquiera) y JUSTO UN DÍA ANTES de la segunda dosis vacunal:

Síntomas del virus maligno. 

Ah no, así no te vacunamos, y ve corriendo al centro de salud para no contagiar al resto”.

PCR (yo que estaba celebrando que después de un año me había librado… pa´mí).

(Manotazo al sanitario que insiste en querer sacarme algo del cerebro)

Me dejan quedarme en la consulta unos segundos, porque si salgo con los ojos dislocados no va a entrar el siguiente paciente).

Médico aparato respiratorio.

(Una mezcla entre Chayanne y Ricky Martin de urgencias, corriendo de un lado a otro sin parar. Y el pobre va y se encuentra conmigo).

Vuelta a casa cargada de medicamentos contra un resfriado.

(Con más mocos que en una guardería).

Moraleja: Haz planes sabiendo que por el camino todo puede suceder.

Cuando nuestro organismo enferma nuestro cuerpo tiene un gasto extra de energía, por eso andamos más lentos y cansados.

Y cuando estamos de lleno en un proyecto ocurre algo parecido con extra de energía.

Lo mismo que mi médico de urgencias que sale y entra de la consulta con doble mascarilla, guantes y bata de protección y que tiene varios frentes abiertos.

Pacientes consulta, urgencias y vuelta consulta.

Porque al igual que él quieres cubrir todos y cada uno de los aspectos de tu negocio sin que el paciente vea que vas como pollo sin cabeza y que no sepas ni lo que estás recetando.

Por eso cada uno de los apartados de tu proyecto deben estar bien estructurados, que generen confianza a tu cliente y ganas de comprar.

Los textos cambian, sí, van tomando forma y adaptándose al tiempo en que vivimos, pero una vez los realizas y funcionan, son el gancho principal para que tu empresa destaque y crees la diferencia.

Como han hecho los chicos de Pilates del Sol, unos empresarios que, después de años impartiendo clases, han decidido que ya que tienen a media ciudad adictos a la vida sana, es hora de poner en forma también los textos de sus redes sociales.

¿Hablamos de las palabras que necesita tu negocio?

Cada domingo en tu email, más storytelling, ventas y copywriting. Por aquí te unes al club dominguero:

P.D.1.: Este es el último email enviado y que por lo que veo se está leyendo bien (mira que os va la tragicomedia, eh, como sois) así que reciclo que para eso la vida es una tómbola.

P.D. 2.: Para despistaillos varios, la de la foto no es Teresita, sino la gran Iris Apfel.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s