Los pasos a seguir para un Sobre mí a la altura de tu negocio

¿Desde cuándo reutilizas sin saberlo?

Cuando yo era chica, mis hermanos y yo sabíamos que los padres, además de que eran los Reyes Magos, inventaron el reciclaje.

Si eras la más pequeña, huye si no te gustaba la falda de tu hermana mayor porque patalea, te va a tocar. Los libros bien forrados y sin apuntes por las esquinas, herencia de varias generaciones.

La conciencia eco ya venía en la etiqueta de los padres de familia numerosa de los años setenta.

Y si hay que reutilizar se hace hasta de artículos.

Yo lo he hecho con parte de esta publicación que escribí en Pulse hace unos meses porque hace unos días escuché de nuevo a Eduard Punset decir que ” es más fácil conocer a otro que a uno mismo”.

El día que asistí a una entrevista de trabajo grupal

La propuesta era perfecta, “llevaba mi nombre”, era completa en todos los sentidos, mi otra mitad, mi media naranja, la frutería entera.

Me enviaron un email comunicándome que estaba seleccionada para conocerme, y en ese momento pensé que me había tocado la lotería, la pedrea, pero era un premio.

Y salté, chillé y canté el premio gordo sin ni siquiera rozarlo.

No recuerdo cuántos éramos, ha pasado demasiado tiempo, pero en mi turno (salían y entraban grupos) alrededor de unas diez o quince personas.

Nos sentaron en círculo en una oficina dónde se presentaron tres personas de la empresa “de la lotería”, dos jefas de departamento y uno de Recursos Humanos, mientras nosotros nos mirábamos las caras con incertidumbre y sonrisilla nerviosa.

Todo bien.

Bueno, normal.

Todo lo normal que puede ser que parezca que juegas a la rueda de la patata en el patio del colegio pero en plan “quiero este trabajo”.

Y llegó el momento fatídico, ese en el que mientras juegas a la rueda del colegio, vas con tanta velocidad que te sueltas de la mano de tu amiga y sales disparada como un cohete.

Y ¿cuál es ese momento en una entrevista de trabajo (grupal) en el que sales disparada y te estampas contra la pared?

Agárrate que aquí viene: Hablanos sobre ti, quien eres, que puedes aportar y qué quieres conseguir con este trabajo”.

Háblanos sobre ti, sobre ti…

sobre…

señor oh señor, sobre ti…

No hay texto alternativo para esta imagen

Es justo el momento en el que muestras parte de cómo eres realmente, como si desnudaras algo de ti y lo compartes, y eso cuesta, igual que conseguir la fama pero de andar por casa.

La página más bonita (que sí) de toda tu web: tu “Sobre mí”

Dicen las analíticas, que son las listillas del mundo del marketing, que la página “Sobre mí” es de las más visitadas en una web.

Esto no tiene ningún misterio, solo tienes que ponerte en la piel de comprador, piensa cuáles son los pasos que tú das cuándo buscas un producto.

Entras en la web, te interesa todo lo que ves y el siguiente paso es ver la cara (importante) y de dónde viene la persona a la que le vas a dar tu dinero.

Esto que en un principio parece fácil de escribir es lo más complicado de transmitir y tal vez por ese motivo, muchas empresas lo hacen a su manera (muy mal).

Lo primero es lo primero: y eso no eres tú

Sí, a mí también me ocurrió lo mismo la primera vez que aprendí que el “Sobre mí” no debe comenzar hablando de eso, de mí.


Ya tienes tu web con sus fotos, sus colores y la fuente de letra que has decido junto al diseñador y te ha quedado redonda.

Tu e-commerce es perfecta con todos los artículos y textos de fichas de producto en su sitio.

Qué bien.

Pero no te olvides de algo: tú no has hecho tu web ni tu tienda online para ti, por muy preciosa de la muerte que te haya quedado, la has hecho para tus clientes. Porque lo que quieres es vender.

(Siento ser la bruja mala del cuento, pero es que ser princesa es más aburrido y no te cubre la factura del alquiler).

Por este motivo, hasta la página dónde te van a conocer, debe estar pensada y girar en torno a tu público objetivo.

¿Cómo vas a solucionar lo que necesita tu cliente?

Comienza tu mejor historia confirmando a tu cliente que ya sabe que tú le puedes resolver lo que busca.

Preséntate y muestra en tu propuesta de valor que puedes resolver lo que necesita y que se encuentra en el sitio adecuado.

Has conseguido crear ese interés en apenas unos segundos, ¡que de aquí no se mueva nadie!

Ya tienes su atención, no te vayas a ahogar ahora que ya estas en la orilla.

Muestra confianza y cercanía, provoca emoción dando algún detalle de como has llegado a crear la situación en la que te encuentras ahora.

Porque aunque en el “Sobre mí” no debes hablar exclusivamente de ti, no deja de ser una página de ventas, la de ti, de tu trabajo en su lado más personal.

Conecta con tu cliente de forma emocional y personal.

En Felicidad de bolsillo Marta Loperena, lo hace de una forma tan especial, tanto como el producto que ofrece.

Textos que describen su trabajo, a ella, sin olvidar que se identifica con los problemas y situaciones que han hecho a su potencial cliente llegar hasta ella.

Y tú ¿de dónde vienes?

Cuenta cómo te has formado, no hace falta que pidas tu vida laboral y la insertes, tampoco hay que pasarse.

Oscar Feito es un ejemplo de unos textos que proyectan confianza y claridad sin olvidar ese puntillo de humor que, con semejante currículum tan serio cualquiera diría que este hombre se ríe.

Pues sí, lo hace y con un sentido del humor muy cercano y amigable que da gusto escuchar (sí, también tiene podcast).

¿En qué lugar se enamoró de ti?

Es el momento de contar algo más sobre ti, algo más personal y Carma Arrufat ha creado un manifiesto dónde lo hace de manera directa y tocando la fibra más sensible, la de las emociones.

Su formación de escritora y storyteller se palpa en el ambiente (me vengo arriba).

Venga, reconócelo, es la parte más difícil. A nadie le gusta exponerse, decir algo personal, contar sus miedos o lo que le molesta, pero tampoco hay que pasarse ni desnudar el alma.

Cuenta de forma amena, cercana, que también tienes debilidades y defectos ( lo del bingo no hace falta… pa´qué, que necesidad). Aporta algunos datos de ti, como que en tus ratos libres te gusta hacer senderismo o contar historias a tus nietos.

http://Carma Arrufat

Y si la cámara es lo tuyo y una de tus múltiples cualidades es el desparpajo, ve más allá.

Todos llevamos “una vieja del visillo” dentro, y si es cuestión de saber más de esa persona, clicamos dónde haga falta.

Mira como la copywriter gourmet María Polaina ha añadido este vídeo en su web para que conozcas 50 cosas sobre ella más curiosas y personales.

La llamada a la acción

Tu potencial cliente se ha interesado en tu propuesta de valor, ha leído lo que le puedes ofrecer.

Ya sabe que te gustan las focas, que te caíste de la bicicleta el día de la comunión y que viste las estrellas (y con ello un posible negocio de rodilleras con serigrafias de panes y peces).

Es el momento de crear una llamada a la acción. Sí, también aquí.

En la web Emprender con éxito, su autora, Sandra Llinares, lo hace de varias formas, animando a sus clientes a que conozcan los cursos que ofrece o a un curso gratuito en audio.

Sandra Llinares

Storytelling

¿Creías que te ibas a librar?

Aquí no hay escapatoria.

Si hay una página que se nutre, devora y pide a gritos storytelling es tu Sobre mí.

Porque no se trata de contar por contar, no todas las historias venden sino se aplica storytelling como uno de los sistemas más potentes para llegar a tus clientes.

Utiliza el factor emocional para conectar con tu público, las ventas tienen un alto valor psicológico, únelo a la técnica de redacción para conseguir tu mejor “Sobre mí”.

No olvides que la pasión es importante, pero desear muy fuerte algo no significa conseguir. Demuestra que tu camino se ha hecho de trabajo diario y constante y que es lo que mejor te identifica.

Cuenta los pasos que han hecho conseguir lo que ahora tienes, desde el primer momento que pensaste crear tu proyecto empresarial, hasta el día de hoy, y ninguno de ellos son los mismos que dieron los demás.

Porque puede ser que todo este inventado, y que como tu negocio haya mil más, pero la historia que compone todo ese proceso es distinto a tu competencia, y eso solo lo puedes contar tú.

Todos somos diferentes, tú no escribse de la misma forma ni cocinas de la misma manera que tu vecino, y es así porque solo tú tienes tu personal historia.

Y recuerda que todos somos diferentes, que suerte, ¿verdad?😜 (Nada de iguales, dale al play y te sorprenderás)

Me toca.

Porque si ya tienes claro clarísimo la importancia de tu “Sobre mí” pero no sabes ni por dónde empezar, lo mismo te viene de perlas suscribirte al email.

En cada uno de ellos vas a leer ideas de como se mejoran las ventas con textos y mucho storytelling.

Además (y ahora viene lo mejor) nada es para siempre, que no te gusta lo que lees, te borras y ¡seguimos!

P.D. 1.: Fue crónica de una muerte anunciada… no, no conseguí el trabajo, que mal rollo y cara de acelga se me quedó. Pero conseguí algo mejor, en la “rueda del empleo” conocí a uno de mis actuales mejores amigos, y también comprendí que a veces en Recursos Humanos hay poca humanidad.

P.D. 2.: En casa del herrero cuchillo de palo, y sí, mi “Sobre mí” esta en obras, como casi toda la web, menos mal que entre nosotros existe el lazo infinito de los emails 😍

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s