Cómo hacer que las palabras de tu negocio hablen de tu imagen

Ayer, en Instagram, vi un directo sobre neurociencia aplicada a las ventas.

Lo normal para un domingo soleado en el que todavía se puede salir (ha sido escribirlo y darme un escalofrío de cuerpo entero).

Quedarse en casa con lo que esta por llegar. Mejor tenía que haber visto un directo sobre terapia.

Durante los primeros segundos de la charla me costó trabajo concentrarme en quién daba la conferencia, y no porque no fuese interesante, para nada.

Presté toda la atención del mundo desde el mismo momento que me conecté, aunque al principio no fue por el tema, sino porque pensé que una onda espacial enviada por Miguel Bosé había intervenido mi ordenador.

O que me había equivocado de hora, o de directo.

¿La fotografía que estaba viendo en la presentación… es de la misma persona que habla, o es la de su hermano pequeño?

Yo también he tuneado más de una foto sin ningún resultado interesante, estoy esperando que Canva me convierta en fotógrafa igual que hizo con el diseño.

Con las palabras ocurre lo mismo que con las fotos, a veces quieres convertirte en Brad Pitt o en la pequeña de las Kardashian sin pasar por el quirófano.

Intentado… imposible.

Es una tontería enarbolar la bandera de que que la imagen no es importante, si no lo fuese no existirían tantas aplicaciones de fotografía y no buscaríamos un profesional a la hora de hacer las fotos de nuestra web.

¿Es lo principal?, no.

¿Pueden estar unidas dos áreas y ser amigas para siempre?, sí.

Las imágenes son como las palabras. Tu foto puede estar realizada con la mejor luz, tu maravilloso perfil, el flequillo puesto en su sitio y seguir siendo tú. Lo mismo ocurre con los textos.

El quirófano de tu negocio son las palabras.

Tu proyecto: tus palabras son tu imagen

Seamos sinceros, no es la solución de todos los males de un proyecto, pero las palabras, bien utilizadas, son una de las herramientas más potentes que llevan a conseguir un objetivo claro: vender.

Para esto, solo (ni más ni menos) hay que seguir ciertas pautas a la hora de poner las palabras adecuadas en tu web:

  • Tu forma de comunicar es solo tuya. Sí, te gusta mucho como lo hace esa competencia que no para de subir, pero líbrate de copiar.
  • Esa competencia es distinta a ti, en tus manos esta crear con tus textos la diferencia.
  • Tu tono, tu forma y manera de expresarte no deben ser una distorsión de la realidad (si tienes los ojos más redondos que PiKachu, ¿por qué en la foto parecen dos puñaladas en un tomate?).

Lo mismo que el fotógrafo se encarga de encontrar tu mejor perfil, los textos consiguen lograr describir los beneficios que aporta tu servicio.

“… en los selfies, en Instagram, solo importa el exterior. Un selfie convierte en importante lo que no existe, lo que debería ser importante se convierte en algo anecdótico, por eso, por muy bonita y bien hecha que esté la foto, y como norma general, un selfie no es una obra de arte”. (Ramón Gener Sala)

Cuando tu potencial cliente se detiene ante tu producto, lo hace porque busca lo que estás ofreciendo, pero además, para que se quede, se tiene que sentir identificado con lo que lee.

Los textos de tu negocio tienen que ser algo más que bonitas palabras. En los textos de tu página de ventas, deben existir acciones que impliquen una acción de compra.

Los clientes son cada vez más selectivos y cuidadosos a la hora de elegir un producto, y la situación actual también ha cambiado a la hora de decidir y comprar.

Por eso, a la hora de elaborar los textos debes pensar siempre en tu público objetivo y escribir con tus palabras, de forma cercana y amena.

Con resultados comprobarás que dedicar tiempo a los textos de tu proyecto merece el esfuerzo que te lleva hasta conseguir los mejores clientes, además de fidelizar los que ya tienes.

Y todo con textos personalizados, adaptados a tu negocio y a tu público objetivo.

Diferénciate del resto comenzando por las palabras.

Palabras y storytelling: email

¿Quieres saber más sobre cómo las palabras son el mejor aliado para vender mejor?

¿Cómo el copywriting mejora con textos tu web hasta llegar hasta tu potencial cliente?

¿Cómo el storytelling te engancha y no te suelta?

Demasiadas preguntas para decirte que si quieres saber más sobre copywriting y storytelling, por aquí vas, y te suscribes.

P.D.: Más de cuatro horas, las que tardé en intentar quitarme la papada de mi foto en LinkedIn. Después del “efecto media Sara Montiel” terminé quitándome unos cuantos años y que se me quedara cara de “Dolorosa” de Lunes Santo.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s